¿Qué es la naturopatía?

Me encuentro muchas veces que cuando la gente me pregunta a que me dedico, y contesto que soy naturópata, me miran con cara extraña, sin saber de que se trata, a lo que prosiguen con la pregunta, ¿y eso que es? Así que decidí que el primer artículo que escribiera hablaría sobre que es la Naturopatía.

Si alguna vez te lo has preguntado, la podemos definir como aquella disciplina que mediante terapias naturales, intenta regenerar la capacidad del propio organismo para sanarse.

Fue Hipócrates (Médico griego, 460 a.C.– 370 a.C.), el padre de la medicina, el primero en percibir y aplicar el principio “Vix Natura Medicatrix”, que es uno de los principales conceptos o bases de la Naturopatía. Cuando él no sabía qué hacer ante una enfermedad, no medicaba a sus pacientes y simplemente ayudaba con medidas higiénicas, observando con asombro que recuperaban la salud. Este resultado, repetido muchas veces, lo llevó a concluir que la naturaleza del enfermo es la que realmente realiza la curación.

La manera como la naturaleza del enfermo reacciona para alcanzar la curación o mejorar su estado de enfermedad, es por medio de síntomas. Por lo tanto, deben ser respetados y no suprimidos bajo el argumento de que son molestias inconvenientes o innecesarias.

Así la base de la naturopatía sería la prevención, ya que se considera que la enfermedad solo se instaura en un organismo cuyo terreno no está en optimas condiciones. Por otro lado, también podemos decir que otra de las bases de esta disciplina es la de buscar el origen de la enfermedad, para trabajar la capacidad del organismo de enfrentar o de superar esta enfermedad por si mismo, pudiendo hacerla desaparecer desde la raíz, y no solo enmascarando la sintomatología. Además la naturopatía es una disciplina totalmente respetuosa con el organismo, con el medio ambiente y que en gran parte de los casos, ninguna de las técnicas naturopáticas conlleva efectos secundarios.

El primer paso que realiza un naturópata es el de limpiar o desintoxicar el organismo para prepararlo y que las técnicas que se vayan a aplicar tengan el mejor resultado posible, en segundo lugar se hace una revisión de la alimentación, como decía el propio Hipócrates “Que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento”. Y finalmente, se trabaja a través del gran abanico de terapias naturales que existen, siempre utilizando la técnica que más se adecúe al paciente y a su estado de salud.

En la Naturopatía se contempla a la persona como un todo, y se la trata de manera holística, es decir desde todos sus ámbitos, los naturópatas no solo tendremos en cuenta la parte física de la persona, sino que también tendremos en cuenta tus emociones, tu ritmo de vida, y todo aquello que pueda estar afectándote de manera negativa. Por que se considera que la enfermedad es un aviso de nuestro organismo para que entendamos que hay algo en nuestra vida que debemos cambiar, y esto puede ser tanto a nivel de hábitos físicos como emocionales.

Personalmente, considero la Naturopatía más que una disciplina o un conjunto de terapias, es un estilo de vida que nos acerca a lo que realmente somos, parte de la naturaleza, y que tenemos olvidado hace mucho tiempo. Cuerpo solo tenemos uno, y es necesario conservarlo lo mejor posible, para que aguante el mayor tiempo posible en las mejores condiciones, y podamos tener una buena calidad de vida. No sólo se trata de no ponerse enfermo, o de lucir físicamente bien, si no de sentirse lo mejor posible con uno mismo, disfrutando de la vida, de sus pequeños placeres y de aquellos que nos rodean, y eso sólo podemos conseguirlo aceptando lo que somos y de donde venimos.

También considero que la naturopatía como cualquier otro hábito o disciplina, debe ser aplicado en nuestra vida con flexibilidad, de nada nos sirve llevar las cosas a raja tabla si esto nos provoca estrés, y ¿que sentido tendría la vida si hay algo que nos gusta y no podemos disfrutalo? a no ser que sea de vida o muerte, la flexibilidad, el equilibrio y la responsabilidad con uno mismo nos marcaran los límites en los que podremos mantenernos para disfrutar de la vida sin tener que renunciar a aquello que nos gusta, pero sin caer tampoco en el fanatismo y la rigidez.

Para mí la naturopatía es volver a las cosas sencillas, es cuerpo, mente, energía y espíritu, es equilibrio y flexibilidad, es aceptar y volver a empezar cada día como si fuera el primero y el último. Es dedicarnos a nosotros mismos y a los demás con amor incondicional. Es amar y apreciar la vida.

Muchas gracias por tu atención a estas líneas.

Namasté